BENEFICIOS FISCALES EN EL ALQUILER DE VIVIENDA

 

Alquilar una vivienda puede tener beneficios fiscales


¿Cuáles son los beneficios fiscales de alquilar una vivienda?

Muchos propietarios no saben que desde el año 2003, tienen importantes ventajas fiscales, lo que a veces frena su decisión de lanzarse a alquilar su vivienda y prefieren tenerla vacía. Para salir de dudas, a continuación te explicamos qué beneficios fiscales existen.

¿Cómo se declara el alquiler de una vivienda?

En primer lugar, debes saber que para Hacienda, los rendimientos del alquiler son para el propietario (arrendador) un rendimiento de capital inmobiliario, y que tienes que declararlos en el IRPF. Pero si lo tienes vacío también tributa, pero sin tener ningún ingreso a cambio, lo cual es una diferencia sustancial, y además, también tiene sus ventajas.

¿Qué gastos son deducibles al alquilar una vivienda?

Para calcular el rendimiento, al ingreso que hayas obtenido deberás restarle los gastos. Puedes deducirte todos los gastos necesarios para su obtención. Esto incluye los intereses de préstamos, los gastos de financiación y los gastos de reparación y conservación de la vivienda o inmueble. Por lo que el importe del rendimiento se puede llegar a reducir bastante. Además, puedes deducirte la amortización del inmueble y de los demás bienes cedidos junto con el mismo.

El límite de las deducciones será que el rendimiento nunca podrá ser negativo. Pero podrás compensar el exceso en los cuatro años siguientes con el mismo límite para cada inmueble.

¿Qué gastos no son deducibles?

No serán deducibles los siguientes gastos:

·         Los pagos efectuados por razón de siniestros

·         El importe de las mejoras efectuadas en el inmueble. Tienes que recuperar su coste a través de las amortizaciones.

Esta cantidad así calculada, se llama rendimiento neto. A continuación para calcular la base imponible, pueden practicarse reducciones.

Reducciones sobre el alquiler una vivienda

Si el alquiler está destinado a vivienda, el rendimiento neto se reducirá en un 60 por 100.

Si para obtener  los rendimientos se ha necesitado un periodo superior a dos años, la reducción será del 30 por 100.

Después de estas dos reducciones, podrás practicar una reducción del 30 por 100 si el rendimiento neto se ha generado durante dos o más años, pero se ha imputado a un único periodo impositivo.

¿Tiene algún límite tiene esta reducción?

El rendi­miento sobre el que se aplique la reducción del 30 por 100 no podrá superar los 300.000 euros anuales.

 Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Pero si necesitas más información no dudes en contactarnos, estaremos encantados de atenderte

Comentarios

Entradas populares de este blog

Declaracion de la Renta: Novedades 2016

Novedades de la Campaña de la Declaración de la Renta 2017